domingo, 16 de mayo de 2010

Edición (real y metafísica)

Es muy tarde, muy muy tarde como para estar empezando una entrada en este blog abandonado, pero siento que es un poco necesario.

Desde que escribí aquí la última vez, no he hecho más que cambiar. Cosas nuevas y diferentes están pasando todo el tiempo en mi vida, pero me niego a aceptarlas. Sigo obligándome a pensar que soy el mismo que hace cuatro o cinco años.

Hoy vi Atonement y me pegó duro la idea de que todo puede acabar en cualquier momento. Una confusión estúpida, una decisión apresurada o mal pensada puede joderme.

¿Podría ser que ya tomé la decisión que va a decidir el curso de mi vida?

Esta semana, por ejemplo, se me fueron tres o cuatro oportunidades grandes. Grandísimas. No he aprendido a respetarme lo suficiente como para darme la oportunidad de tomar riesgos.

Y si no me creo capaz de hacer grandes cosas, es seguro que nunca voy a hacer grandes cosas.

---

También esta semana encontré una verdad acerca de mí: me la paso todo el día editando. Constantemente estoy repitiendo lo que quiero decir, acomodando palabras, acortando aquí, agregando ahí, para llegar al significado perfecto de lo que quiero decir. También me pasa con las pequeñas narrativas en mi cabeza. Mis sueños despierto. Repito escenas, cambio el orden, meto y saco personajes.

Todos los sábados doy un taller de habilidades para el éxito a un grupo pequeño de alumnos de secundaria en Tekit. Una de nuestras actividades consistió en escribirnos cosas agradables, como "ofrendas" en papel. Notitas cortas, sobre las características positivas que veíamos en los demás miembros del grupo. La retroalimentación que obtuve de esa actividad me llegó bastante. El objetivo es subir un poco la autoestima del grupo, pero no tenía en cuenta que también me iba a servir a mí.

Los comentarios más recurrentes fueron que sé escuchar a los demás, y que sé explicar bien las cosas. Que cuando hablo, soy breve pero doy a entender mi punto sin problemas. Y eso alimentó mis pensamientos sobre el editor que hay en mi cabeza: de algo sirve el tiempo excesivo que paso pensando y re-pensando las mismas cosas. He aprendido a redactar lo que digo.

Quiero seguir practicando, y quiero aplicar la edición a una escala más grande por un lado, y de manera más específica por el otro. Quiero aprender a editar, redactar, darle sintaxis al curso de mi vida. Y quiero participar en proyectos en los que estas habilidades sirvan. Básicamente, quiero dejar de pensar que soy un inútil sin talento. Tengo ALGO bueno en mí, y me gustaría empezar a usarlo.

No va a estar fácil, y probablemente voy a perder las ganas y la energía muy rápido, pero aquí dejo los planes. La idea ya está afuera.

Si me ven por ahí, perdido, recuérdenme que no tengo que estar así, que por lo menos hubo un momento en el que me creí capaz de algo.

-d.

3 comentarios:

Angela dijo...

siempre...SIEMPRE te he considerado una persona capaz solo que tu no te quieres dar cuenta... podrías hacer cosas ENORMES y tienes un cerebro gifted para la existencia misma, yo te admiro (enserio) y te quiero mucho.

atte.
angela.

Oz dijo...

Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
Un gran saludo desde:
http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

mikelo22 dijo...

wow....!sin palabras, enserio que tu post me ha llegado hasta lo masinterno de mi cerebro... :) me gsuta como escribes, no bullshit en tu cabeza.

mi blog renacio iwal :)